Sin categoría

¿Te has fijado que en su mayoría los coches fúnebres son Mercedes?

Alrededor de unos 6.000 coches se dedican en España a dar el último viaje y en su mayoría pertenecen a la marca Mercedes, y la marca lo sabe pues una parte de los modelos que venden tiene como destino este servicio.

Desde los años cincuenta, Mercedes ha fabricado modelos familiares, este es un tipo de vehículo que, aparte de su uso particular, también es utilizado por empresas, servicios de ambulancia y servicios fúnebres en distintos países.

Quien es responsable de Marketing de Bergadana, uno de los principales carroceros del país pues cuenta con casi 4.000 vehículos fúnebres carrozados en sus 50 años de historia y con un 70% de cuota de mercado, señala que “El fúnebre siempre ha sido un sector de lujo y la marca preferida es Mercedes”. “De los 100 coches de servicio fúnebre que transformamos al año en Bergadana, más del 90% son de la marca Mercedes”.

Otilio Ortiz, quien es el responsable de Recursos Humanos de Indusauto, la empresa que se ocupa de transformar unos 40 o 50 coches fúnebres al año, comenta: “Nuestros clientes (las funerarias) se suelen centrar en Mercedes, porque les otorga más prestigio”. “Los clientes se gastan el dinero para que el vehículo se distinga. Hoy en día un fúnebre tiene un diseño impresionante. Es lo que se busca, la excelencia del coche fúnebre, la calidad”.

Con respecto al modelo preferido es el Clase E, y es demandado con la carrocería familiar caracterizada por su gran longitud (casi alcanza los cinco metros de largo) y por su capacidad (el modelo de venta al público supera los 600 litros de maletero).

Tan solo en España la cifra que se le asigna a los vehículos de servicios funerarios se encuentra dividida entre los vehículos de servicio y los de recogida, donde los de servicios se encargan de trasladar los restos del difunto, desde el velatorio hasta el punto final del acto funerario, mientras que los de recogida pueden ser judiciales o bien de traslados rutinarios al tanatorio.

Si nos remontamos a la historia, los primeros vehículos funerarios estaban tirados por caballos y fueron utilizados en Inglaterra a partir del siglo XVI. Pero desde el momento en que estos carros hicieron su aparición para salvar la distancia entre las casas y las iglesias hasta la actualidad, cambiaron mucho las cosas. En nuestros días los coches fúnebres son vehículos de gran tamaño, de color negro, con carrocería familiar y, podría decirse que en su gran mayoría son de lujo.

El coche fúnebre también es un vehículo de lujo

En líneas generales, este tipo de vehículos son coches de lujo por lo que están creados por fabricantes de renombre como Mercedes. La marca además de ser usada de forma particular, también se emplea en empresas, servicios de ambulancia y servicios fúnebres, donde las últimas se decantan por esta marca a fin de garantizar la calidad y ofrecer un vehículo que otorgue distinción y prestigio. Una de las características solicitadas es que el coche sea funcional, que resista bien el paso del tiempo y finalmente permita realizar el trabajo de forma cómoda.