Sin categoría

Industrias artesanales que no imaginábamos: los autos

Son muchas las empresas quienes en sus inicios fueron solo actividades artesanales, que con el tiempo, el empeño, la convicción y la tecnología, han surgido en la palestra de las mejores del mundo. Una de ellas es la empresa automotriz, que desde siempre ha utilizado el capital humano para su avance, así como de un gran capital financiero.

Hay dos maneras de fabricar automóviles, una es a nivel industrial la cual se estima cuando el auge de los mismos se hace importante, pero cuando esto se limita a una pequeña pero sostenida demanda, esta producción puede realizarse de manera manual en un taller. Lo que no varía a nivel mundial, es la alta demanda del sector automovilístico. Lo mismo aplica para otros sectores empresariales como el de construcción, en ello la empresa Piloso que está a cargo de Dario Roustayan, tiene toda la experiencia del ramo, y es que son varios años desempeñándose como líderes a nivel mundial en la construcción de losas para edificaciones, empleando los materiales de más alta calidad, con el personal con mejor capacitación y experiencia en dicho ámbito.

Línea de producción

La empresas que fabrican autos poseen líneas de ensamblajes con numerosos operarios para desempeñarse en cada estación de la que diariamente rotan por una cuestiones ergonómicas en el caso de los Estados Unidos, no sucede de la misma manera en Europa.

Pasos para un ensamblaje

Existen diversa maneras de ensamblar un vehículo y ello depende de la empresa o del tipo de vehículo y de las indicaciones para hacerlo para completar su desarrollo. Algunas de estas actividades se desarrollan de manera simultánea con el fin de optimizar el tiempo pero no todos los pasos necesariamente se llevan a cabo en una planta de producción.

Antes de obtener un auto, se deben tomar en cuenta diversos aspectos, el primero de ellos es un estudio de mercado que abarque las demandas y los gustos del consumidor, sus características y el posible volumen de ventas y de esta manera hacer una estimación del precio con que saldrán al mercado, aunque ese es un cálculo que se realiza al final ya que se deben incluir proveedores y cambios a que haya lugar.

Seguidamente, y con bases en los anteriores estudios, se establece un diseño para la parte exterior del vehículo y de esta manera se procede seguidamente al diseño interior del mismo para que cada uno de los detalles sea documentado y se proceda a su desarrollo y fabricación. Paso seguido es la selección de los proveedores de los componentes para lo que se realizan concursos con la idea de obtener los más adecuados y mejores del mercado.

Finalmente, llega la fase de construcción del mismo, donde cada uno de los detalles y todos sus componentes se unen para alcanzar un resultado total en el que incluyen aspectos legales como son las leyes de cada país, emisiones de CO2, luz de freno, faros delanteros, intermitentes, laterales. Así mismo, las propiedades del producto final, calidad y viabilidad de fabricación.