Sin categoría

Este es el aporte de la industria 4.0 a la sociedad

El concepto Industria 4.0 o su homólogo Cuarta Revolución Industrial ciertamente involucra herramientas industriales como de tienda online suministros, pero a otro nivel ya que ha supuesto un nuevo hito en lo que respecta al desarrollo industrial y sus aspiraciones se enfocan hacia la digitalización de los procesos productivos para incrementar su eficiencia, calidad y seguridad.

Introducir tecnologías digitales en las plantas industriales es lo que llega a renovar la manera de operar y producir en la medida que transforma los productos, las cadena de suministro y las expectativas con los clientes.

Son cuatro los avances que constituyen el motor que favorece el impulso de la transformación digital, y estos son:

La información digital: Los datos que se recogen en el mundo físico se procesan, analizan, y almacenan en un registro digital permitiendo mejorar los pronósticos y la toma de decisiones.

Automatización de procesos: ha reemplazado el trabajo manual y repetitivo a cambio de sistemas con los que es posible trabajar de manera autónoma, y de esta forma eliminar errores y abaratar procesos.

Fabricación inteligente: se refiere a un flujo completamente integrado mediante el cual se sincronizan las fases de pre-producción, producción y post-producción, alcanzando una mayor productividad, sostenibilidad y rendimiento económico.

Cliente conectado: El cliente se mantiene informado y en cada oportunidad llega a demandar un papel más activo en el producto, lo que presenta retos al proveedor y genera nuevas oportunidades de negocio

Digitalización de la industria 4.0

Fábricas Inteligentes: En la Industria 4.0 la automatización e intercomunicación  funcionan como las bases para alcanzar la optimización de los procesos de diseño y producción, permitiendo una fabricación altamente personalizada, flexible y eficiente.

Esto ha llegado a incidir en todo el ciclo de vida del producto, lo que asegura su integración vertical y horizontal. Se inicia con la investigación, diseño, prototipado, producción, distribución y gestión de clientes, sin dejar a un lado los servicios vinculados e interconectando a los agentes que están implicados y que además  pueden llegar a reaccionar de una forma más ágil durante el proceso.

El alcance de estos grandes avances nos llevan a vislumbrar también grandes mejoras en lo concerniente a los puestos de trabajo, los productos personalizados para cada cliente, a una mayor interacción con los proveedores, para convertir a las organizaciones en entes que son más predictivos. Situación que conlleva a un incremento de la productividad y de la competitividad, pero también a una significativa reducción de los costes.

Es absoluto el control de la producción en una Smart Factory, por lo que la integración digital de la información llega a proporcionar acceso en tiempo real a los datos, los cuales serán elegidos por cada línea, interés o perfil de usuario, a fin de que resulten relevantes para el negocio.

Tanto los operarios que disponen de pantallas con información que favorecen la eficiencia en su puesto, como los datos que se obtienen en tiempo real a manos de los directivos de la empresa o responsables de departamento, llegan a dotar de mayor capacidad de diagnóstico de la situación a nivel global de la fábrica lo que se integra con las decisiones eficaces en el sistema productivo.