Sin categoría

Artritis y sus limitaciones en la conducción

Cuando se sufre de artritis o enfermedades tendinosas hay un cambio en todo nuestro cuerpo, lo que genera que actividades normales como conducir ya no sean tan simples como antes, es por eso que en esta oportunidad abordaremos un poco del tema y conocemos un poco más a fondo lo que es la artrosis y lo tipos de la misma.

Artritis psoriásica

Este tipo de artritis afecta de forma simultánea más de un articulación, en muchos casos se diagnostica como una poliartritis, este tipo de enfermedad es similar a lo que es la artritis reumatoide. Es también llamada artritis mutilante, la cual causa grande deformidades en las articulaciones, además puede llegar a la destrucción y anquilosis.

Consejos

En este caso hay que trabajar en torno a qué tan avanzada se encuentre la enfermedades, ya que aquellos que se encuentran muy avanzado, y no responden al tratamiento, lo cual limita el poder conducir.

En muchos pacientes se presenta una complicación de la artritis ya sea la espondilitis o sacroileitis, estas patologías hacen que los conductores tengan que adoptar posturas muy incómodas y nada seguras para conducir, por lo que es importante trabajar con ello. Es importante que antes de tomar una decisión abrupta se consulte a un médico, este es quien dará los consejos necesarios para saber qué es realmente lo que se debe hacer.

Artritis asociada a enfermedad intestinal

Esta espondilitis, se asocia con una enfermedad inflamatoria intestinal, es muy similar a la producida por la anquilosante.  Esta artritis se manifiesta más que todo en lo que es la rodilla y el tobillo, este tipo de enfermedad, tienen episodios completos de dolor, que van a impedir que el paciente pueda manejar, al menos distancias largas, a menos que se hable de un auto automático, que puede ser manejada de forma mucho más sencilla, sin representar un peligro demasiado grande  para el conductor.

Sin embargo en muchos casos este tipo de artritis se manifiesta solo en el 90% de los casos en pacientes que con un poco de antibióticos puede generar una mejora significativa.

Consejos

Es importante no conducir cuando el periodo sintomático se encuentre en pleno auge, si hay una afectación a nivel articular u ocular, acude al médico y sométete a un tratamiento que mejores tu vida y de esta forma puedas manejar de forma habitual.

Poliartritis infecciosas

Este tipo de enfermedad puede ser de tipo bacteriana, como la producida por la brucelosis, meningococemia, gonococia o por enfermedades virales, como lo es la hepatitis B y la rubéola.

La fiebre reumática, es clasificada como una poliartritis aguda migratoria, que afecta grandes articulaciones, esta se debe a una infección estreptocócica de base, que se puede acompañar de carditis, corea, fiebre y etc, este tipo de enfermedades responde muy bien a los salicilatos.

En la infección por VIH, hay dolor a nivel articular de forma variada, aunque es habitual es una oligoartritis, la cual es realmente dolorosa, sobre todo en las rodillas y tobillos, en esta podemos trabajar con antiinflamatorios no esteroideos, en seis semanas los síntomas pueden ser mejorados.

Consejos

Cuando se trata de Poliartritis infecciosas, es importante que no se maneje durante un proceso más crítico, luego de esto puedes manejar sin problemas. En caso de enfermedades como VIH siempre se tiene limitada la conducción.