Sin categoría

Algunas de las cosas que el coronavirus podría llegar a cambiar definitivamente, entre ellas, el coche

Aunque la pandemia sea superada, no existe duda de que hay numerosas cosas que el coronavirus puede llegar a modificar de forma definitiva, entre ellas el automóvil. Es así como podemos observar que los propios coches van a evolucionar de acuerdo al impacto de la crisis que se vive en la actualidad, de manera que a largo plazo se debe ver en dos claves: la cesión de derechos individuales a la privacidad y el cambio en los hábitos de consumo.

El impulso que se le ha dado a las marcas por medio de las ventas vía internet nunca fue decidido, pero eso tan solo viene a ser una de las cosas que será modificada a raíz de esta crisis del coronavirus en el automóvil, más allá de que los concesionarios tengan la capacidad de continuar con dicho ritmo. Sin embargo, si nos enfocamos a nivel particular, el mayor impacto lo notaremos en que la movilidad va a cambiar para poder realizarse de una forma más controlada.

Considerando que controlar solo significa que se va a limitar hasta que se haya dominado la pandemia, aunque este control sí representará un cambio permanente en el automóvil. Hasta los momentos unas cuantas empresas tienen conocimiento de toda clase de datos sobre los usuarios, ahora tales datos serán usados por los gobiernos y por otra cantidad de empresas. En consecuencia, el derecho a la privacidad, por muy alta que ésta sea, a cierto nivel, no implicará en ningún momento nuestra localización o con quién entramos en contacto.

Cambios permanentes que el coronavirus trae para el automóvil

Ya no tiene sentido la fabricación de coches en masa: existen lugares a los que no se podrá viajar, pero todo va a depender de dónde vayas al menos hasta el 2021. Las fábricas de coches han estado paradas en la Unión Europea desde el 16 de marzo y aunque algunas como la Volkswagen en Navarra han retornado a sus actividades, no va a retomar en mucho tiempo el ritmo que traía ya que uno de los indicadores económicos en los que va a impactar el coronavirus a largo plazo va a ser en la demanda de turismos.

La movilidad ya no será la misma: aunque el valor monetario de los vehículos haya caído, el coche particular se ha revalorizado como medio de transporte debido a que es en él donde es posible reducir el riesgo de contagio.

Fiscalización de la movilidad: El coronavirus restringirá el acceso a las ciudades y también a los grandes núcleos urbanos. Desde hace algunos años en España se ha planteado la necesidad de reordenar la fiscalidad del automóvil y vincularla a la movilidad. Hasta el momento, los sucesivos gobiernos no se han atrevido a establecer un pago por el uso de las infraestructuras ya amortizadas, más allá de que el déficit en su mantenimiento solo podía ya ser saldado con nuevas fuentes de financiación.

Los coches cambiarán por el coronavirus: Si bien la movilidad será libre, esta no podrá ser controlada con arreglo a nuestros valores biométricos. Mantener el coche libre de coronavirus quizás sea algo relativamente sencillo ya que el virus desaparece en menos de 48 horas sin llegar a hacer nada y también puede ser eliminado con cualquier jabón de las superficies, pero los cambios profundos que se han generado por la crisis actual serán trasladados a los coches de una u otra manera.